Arturo Abellán Piano

Biografía

Arturo-Abellan-Piano-Granada.jpg
Arturo-Abellan-Sanchez-Piano-10.jpg

Nací con la música dentro, el 22 del 02 del 2002, una semana después de lo previsto, el mismo día que Chopin, aunque unos años más tarde.

No esperé mucho para  iniciarme en la música, yo no lo recuerdo muy bien pero según cuentan mis padres, con dos años ya conocía cientos de canciones que estaba continuamente cantando por casa. Por aquel entonces mi hermano, unos años mayor que yo, estudiaba en la escuela de música de mi pueblo, y a los cuatro años me senté en su piano y saqué de oído la melodía del famoso «Rondo Alla Turca» de Mozart. A ella siguieron muchas otras melodías de las que guardaba en el oído, que por mera curiosidad comencé a plasmar en el piano de mi hermano, ya fueran provenientes de obras cásicas, de anuncios televisivos…

Al ver que tocaba cosas que no sonaban tan mal, mis padres decidieron llevarme un día a que la profesora de piano de mi hermano me conociera, quien tras escucharme recomendó a mis padres que me apuntaran a clases de piano, con lo que así fue como comencé mi aventura con el piano, siendo ya con cuatro años cuando toqué en público por primera vez.

Con siete años me planté delante de mis padres y les dije: «Quiero vivir de la música, si no es de tocar el piano cantaré o haré lo que sea, relacionado con ella», con lo que un año más tarde pasé de estudiar en la escuela de música de Cehegín, al conservatorio profesional de Caravaca. 

Con nueve años, mi madre como siempre buscando mi progreso, aprovechó unos ahorrillos que tenía para darme la oportunidad de participar enn un masterclass de piano en Granada, donde verdaderamente conocí un poco más ampliamente el panorama musical e hice amigos que aún considero fundamentales.

A partir de ahí comencé a tomarme más en serio el asunto. A los doce años, di mi primer recital solista y un año después, debuté con orquesta en una gira por la Región de Murcia.

Ese mismo año, a los trece, fui seleccionado de entre cientos de pianistas para representar a España en un festival organizado por la Fundación Lang Lang, de quien recibí clases magistrales y con quien, tuve la gran suerte, de tocar a cuatro manos en la Brahms-Saal del Musikverein, en Viena.

Por aquel entonces estaba estudiando con Juan Francisco Lago, quien fue fundamental en esta etapa inicial de mis andaduras musicales. 

A los quince años contactaron un día conmigo para ofrecere un concierto dentro del Ciclo de Jóvenes Intérpretes de la Fundación Scherzo, con lo que fui el primer menor de edad en formar parte de este prestigioso ciclo concertístico, en el que anteriormente habían aparecido renombrados artistas como Yuja Wang o Alexandre Kantorow, en un recital que tuvo lugar en la Sala Roja de los Teatros del Canal de Madrid.  Por esa época fui también invitado a dar otro recital en Blonai -Suiza-. Toqué en el Palau de la Música de Valencia, y en algunas salas europeas, ya fuera Holanda, Alemania…

Un año después, a los dieciséis años, ingresé en la Escuela Superior de Música Reina Sofía, en la cátedra de la profesora Galina Equiazarova, y actualmente estudio con el pianista y pedagogo Denis Lossev, a quien agradezco su constante implicación en  ayudarme a preparar los numerosos conciertos y proyectos de los que estoy continuamente formando parte a nivel internacional.

Desde que inicié mi trayectoria he conocido a numerosos grandes maestros quienes me han animado a seguir mejorando y cuya visión sobre el arte me ha dado mucho que pensar, entre los que citaría por ejemplo a Paul Badura-Skoda, Lang Lang, Jorge Luis Prats, Cyprien Katsaris, Pavel Gililov, Edith Fischer o Ana Guijarro entre muchos otros.

Además, quiero agradecer a Iberpiano la labor que ha realizado y realiza para contribuir a mi desarrollo musical, así como a todas aquellas personas que han estado ahí desde el primer momento, comenzando obviamente por mi familia, y siguiendo con Domingo Serrano, Alberto Serrano, Viktoriya Poliazhaeva, Pedro Alonso Martínez, Enrique Lapaz y tantos otros.